Tengo un amante.

Hola. Si, has leído bien. Tengo un amante.

Me he dado cuenta hace un tiempo, no lo quería reconocer, pero a veces en la vida hay que coger la sartén por el mango y llamar a las cosas por su nombre. Un amante, un amor, un excitante idilio, un placer exquisito a diario y a quién llorar las penas. Para que quiero tocar si necesito sentir, odio la compañía obligada y frustrada, la cambio por una lagrima de emoción y un beso así, con desesperación, como siempre me dieron.

Hay personas como yo que reconocemos que tenemos un amante y otras a las que les gustaría tenerlo. Sé que no soy la única, no me matéis.  Me ha dicho una amiga que esta cansada de su monótona vida, al final el trabajo, la rutina, la enfermedad… nos destierran al lado oscuro del cuento y es que estamos muy trillados pensando en que seremos más felices cuanto más tengamos, ¿el qué? ¿suerte? ¿salud?… eso nunca se sabe, pero por lo pronto yo le aconseje que se buscara un amante.

Nada es fácil, la vida no es fácil y encontrar un amante que nos saque de la rutina y que nos regale las aventuras explosivas que necesitamos para sentirnos vivos, pues tampoco es fácil. Sólo tienes que encontrarte a ti y después lo encontrarás a él. Conócete, párate a pensar el tiempo que haga falta para saber como te gustaría que fuera. Merece la pena.

A muchas personas les produce rechazo la palabra amante, me miran asustados, pero sólo las personas fuertes somos capaces de pronunciarlo sin miedos. Tengo un amante que me hace vibrar, que me alegra el día a día, que transforma mis solitarias noches en pasionales encuentros, una ilusión cada mañana al despertar y un beso de buenas noches todas, todas, las noches.

Sólo la ilusión es capaz de romper muros de hormigón para sacarnos de las tinieblas. Me gusta que me embriague con palabras que se me graban en el alma, y me ericen la piel. A veces me río mucho, a carcajadas. Porque él me hace reír.

Tengo un amanteDe entre todos los amantes a los que he podido acceder porque una tiene cualidades más que suficientes para tener más de veinte, por lo menos (he dicho), me decanto por el que más me ha dejado satisfecha y me hace el día a día más feliz.

Por fin nos reencontramos, llevaba bastante tiempo escondiéndolo en los armarios, ha cogido demasiado polvo.

Lo estaba escondiendo de rutinas absurdas, de preocupaciones sin sentido y de miedos. A veces, necesitamos un detonante para reventar los miedos. Cuando ya pocas cosas me hacen sufrir porque he bebido cicuta barata, me empiezan a salir amantes. Es una verdadera alegría.

Hace tres años, una noche, apareció por mi viciosa mente y le susurré que volveríamos a estar juntos, y que haría lo que fuera para no separarme de él y de sus historias jamás. Como no podía ser menos la parte erótica es la que más me gusta junto a él, bien es sabido…

Hay personas que encuentran su amante artesano, otros a su pasión en una fotografía, otros en pelar la pava propia y la de los demás y otros en morder esquinas. Conozco a personas con un amante dañino para su salud y para la salud de los demás: a estos últimos nos los recomiendo ni mucho menos.

Mi amante es un libro.

cropped-novela-erotica-revista-hsm1.jpgSave Creative Los libros de Jade

 

4 pensamientos en “Tengo un amante.

  1. Me ha encantado esta entrada, yo también tengo varios amantes en uno. Los libros son increíbles y fieles a nosotros, lo que en una persona puede no darse… Me alegra saber que tenemos cosas en común jeje.

    Le gusta a 1 persona

No seas tímido. Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s