Las primeras fotos de una mujer con tatuajes de la historia.

A principios del siglo 20, algunas mujeres de la clase alta victoriana solían tatuarse en algunos casos como símbolo de independencia, y era tanto el furor por los tatuajes en esa época que incluso se cree que la propia reina Victoria tenía un tauaje de un tigre de Bengala peleando con un pitón.

La escritora Margot Mifflin, creadora del libro “Bodies of Subversion”, indica que la clase alta en esa época tenía su pequeño gesto feminista en los tatuajes expresando: “Estaban tomando el control de sus cuerpos ya que tenían muy poco poder en cualquiera otra parte”. Sigue leyendo