Confesiones de una criada de Sara Collins. Novela histórica. Mi opinión. Novedades libros 2021.

“Esta novela es la historia de una criada acusada de asesinato en el Londres del siglo XIX, pero es también la de todas las mujeres que, a lo largo de muchas generaciones, tuvieron que luchar por encontrar su propia voz en un mundo que no quería escucharlas. El extraordinario debut literario de Sara Collins, galardonado con el prestigioso Premio Costa y alabado por autoras de la talla de Margaret Atwood, nos habla de una mujer que, teniéndolo todo en contra, decide tomar las riendas de su propia historia” (Penguin libros).

Sarah Collins nació en Jamaica y creció en las islas Caimán. A los 11 años fue enviada a un internado Inglés donde consiguió formarse en Derecho en la London School of Economic. Después de 17 años de profesión cursó un máster de Escritura Creativa en la Universidad de Cambridge período durante el que fue galardonada con el Michael Holroyd por su trabajo Knocking on Walcott’s Door. Confesiones de una criada es su primera novela.

MÁS INFO:

Old Bailey, tribunal penal central de
Inglaterra y Gales,
Londres, 7 de abril de 1826

¡Asesina!» La palabra me sigue. «¡Asesina!» La Asesina mulata.

Posteriormente, empieza a recordar su infancia en las plantaciones de Jamaica donde fue sometida por los dueños de la hacienda. Miss Bella, la esposa del dueño, la enseño a leer pero también la utilizó como diversión y desahogo a base de maltratos.

Dicen que no hay nada más peligroso que una mujer blanca aburrida”

Frase del libro

Esta mujer, completamente adoctrinada para servir como esclava en una sociedad terriblemente cruel, termina siendo regalada en casa a un matrimonio que se dedica la investigación en Londres. Allí se enamora de la mujer de la pareja con la que mantiene una relación dañina.

La prensa la considera culpable del asesinato de la pareja, pero ella no recuerda nada. Su única esperanza reside en el relato que cuenta a su abogado y que puede salvarla de la pena de muerte. Mientras tanto, nosotros nos preguntamos una y otra vez: ¿será Frannie una asesina? ¿estará fingiendo?.

“Los hombres escriben para distinguirse de la historia colectiva. Las mujeres, para formar parte de ella. ¿Cuáles son mis intenciones al escribir esto? La respuesta sencilla es que se trata de mi vida y quiero ser yo la que encaje todas sus piezas.” Frag. del libro.

Es un relato sobre cómo la mente nos obliga a olvidar para no sufrir traumas hasta el punto de recordar nada. Un libro duro que nos habla sobre la diferencia de razas, el mercadeo de esclavos y los avances científicos espeluznantes como crania (experimentos para saber saber si el cerebro de los negros era inferior). También del trato que proferían a las mujeres negras frente a los hombres, de como las embarazaban para hacerlas esclavas cuando se trató de abolir la esclavitud. Un homenaje a la mujer negra pasando por etapas muy difíciles.

Un libro forjado desde las entrañas de los campos de esclavos en América, con una narración cargada de intriga y crueldad que desvela datos que siguen levantando ampollas en la actualidad. Un debut digno de continuaciones.

Un fuerte abrazo. Sheila.

FRAGMENTO DEL LIBRO:

Está acusada del asesinato premeditado de George Benham y Marguerite Benham, el 27 de enero del año de Nuestro Señor 1826 agredió con premeditación y alevosía a George Benham y Marguerite Benham, súbditos de nuestro señor el Rey, golpeándolos y apuñalándolos hasta causarles la muerte, en la parte superior y media del pecho en ambos casos, siendo sus cadáveres descubiertos por Eustacia Linux, ama de llaves, de Montfort Street, Londres. El señor Jessop actuará como fiscal».
Desde su detención y posterior encarcelamiento… hasta el día de hoy, se ha negado a hablar de lo que sucedió esa noche. El refugio de los que no pueden aportar una defensa clara y honesta.
Una novela es como una larga bebida caliente, pero un poema es una estaca en la cabeza.
Ya me llamaba Frannie Langton antes de que Langton me llevara de Paradise a Londres y me regalara al señor George Benham, que luego me regaló a su esposa, para que fuera su doncella. No fue decisión mía ir a Londres, como tantas otras cosas en mi vida. Era la criatura de Langton. Si le complacía a él, me complacía a mí. Sus deseos eran órdenes para mí. Pero Langton era un hombre que había llamado Paradise a su hacienda pese a todo lo que allí sucedía y también ponía nombre a todo lo que vivía en Paradise. ¿Qué más necesito contarle de él?
Nací en Paradise y aún era una niña cuando me sacaron de las barracas de los esclavos para llevarme a la casa.

Por Los libros de Jade

Novedades literarias.

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .