El curioso auge de la ‘chick literature’ Entrevista Elísabet Benavent (periódico el correo gallego)

ELISABET BENAVENT REPRESENTA EN ESPAÑA EL ÉXITO DE LA ‘CHICK-LIT’ EN LA LITERATURA ANGLOSAJONA, UN GÉNERO POSTFEMINISTA QUE DERIVA DE LA NOVELA ROMÁNTICA. MARIAN KEYES ES LA REINA DEL GÉNERO

Hola; Os traigo esta entrevista que ha hecho José Miguel Giráldez a Elísabet Benavent.

Nos habla de la Chick -lit, un género que está creciendo y que a muchas personas les parece nuevo; pero este género lleva en nuestras bibliotecas unos cuantos años.

El género chick-lit ha hecho gran fortuna en el mundo anglosajón. En España tiene un nombre: Elisabet Benavent. Recién publicado está El diario de Lola (Aguilar Random House), basado en un personaje que, en realidad, es un spin-off de su serie principal, la serie de Valeria.

ELISABET-cabeceraHoy el género chick-lit, que se entendió como una especie de posfeminismo en el que las mujeres mostraban con total libertad su capacidad para abordar temas que hasta entonces parecían tabú, se ha enriquecido con el paso del tiempo, y muchas veces presenta a mujeres desinhibidas, libérrimas, sacudiendose todos los controles que les imponía la tradición (machista tantas veces). Elisabet Benavent (ningún seudónimo: es valenciana) admite que Sue Townsend, con su personaje Adrian Mole, fue una de las iniciadoras del estilo, al menos, del tono de estas novelas. Pero la cosa va mucho más allá. Un clásico es El diario de Bridget Jones, de Helen Fielding, quién puede dudarlo. Ella reivindicó esta forma de contar y se hizo con un pastel notable del mercado de la literatura para mujeres de aquellos años. Dio con la tecla, supo seguir a pioneras de principios de siglo, como Nancy Mitford, pero el género estaba ya en plena ebullición, ya fuera describiendo la existencia de pijas neoyorkinas o su vida sexual más o menos doméstica (Sexo en Nueva York, después de todo, también es chick-lit. Y Benavent es una gran fan de esa serie. Y una enamorada de Miranda). “Yo empecé a escribir la saga de Valeria porque me había mudado a Madrid y echaba de menos a mis amigas. Tenía morriña, que es una palabra muy gallega pero también, puedes creerme, muy valenciana”, dice divertida. “En aquella época estaba yo leyendo a Marian Keyes, que tiene ese punto de vista tan familiar que te hace sentir parte de la narración”.

Hablamos de Marian Keyes, claro, como no podía ser de otra manera. Su nombre es imprescindible a la hora de referirse a la chick-lit. Hablamos de cómo las historias de amor, muy personales, que transitan por estas novelas aparentemente románticas, encierran en realidad una rebeldía y una tendencia a romper los límites que tantas veces se le pusieron a las mujeres, un desparpajo transgresor, lejos de todos los tabús, que suelen aparecer hechos añicos. Y todo ello en un ámbito generalmente urbano. “Yo creo”, dice “que el chick-lit ha evolucionado desde los comienzos. Las historias más o menos fuertes, o subidas de todo, como esta que aparece en El diario de Lola, están en consonancia con las novelas. Creo que el chick-lit es una evolución de la novela romántica. El chick-lit para mí es una oda a la naturalidad. Y por eso es cada vez más explícita. Es lo natural: forma parte de la vida de cualquier chica”, asegura. En teoría, estas mujeres parecen haber superado la lucha por sus derechos. Están ya en otra cosa. Lola, por ejemplo, es honesta y clara. Reivindica el papel femenino activo en las relaciones personales, algo que parecía que nosotras no podíamos tener, porque, ya se sabe, estaba mal visto”.

Lo que no hemos dicho todavía, y es fundamental, es que Elisabet Benavent creció en las redes sociales. Es un genuino producto de internet, en el que continúa con Beta Coqueta. Por tanto, es la perfecta representante de una nueva generación de escritores. Ahí la encontró su editorial, pero ella ya había tenido su éxito personal con los lectores. “Una novela no existe sin lectores. Yo nací en las redes… es cierto. Hoy puedes construirte tu propia campaña de comunicación… En cuanto a este libro, pues sucede que Lola siempre va acompañada de una agenda roja, que en realidad es un espacio de reflexión. Y yo he querido que este libro singular sirva también de reflexión a las lectoras. Siempre miro hacia mis amigas… creo que las mujeres somos muy autoexigentes. Y la perfección es muy aburrida”.

Terminamos hablando, ay, de Anne Wintour. Es un ejemplo de la editora que fue protagonista y de novela y de película (El diablo viste de Prada, de Lauren Weisberger). “Es la mujer perfecta. No sé como lo hace. Dijo el otro día que ella no se ponía sudaderas… Que de sudaderas, nada”. Benavent cree que el sonido de los zapatos de tacón da mucha seguridad. También cree en el color rojo de labios para vencer al lunes, como alguien ha dicho (Lucia Be). Y cree, como ha dicho otra, en la ropa interior poderosa. Le gusta el realismo mágico, también los zombies. Pero, para los críticos, todas son hijas de Carmen Rico-Godoy.

TEXTO JOSÉ MIGUEL GIRÁLDEZ 13.12.2015

No seas tímido. Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s